Iglesia livianita de equipaje

Iglesia livianita de equipaje

Por monseñor Jorge Eduardo Lozano, arzobispo de San Juan de Cuyo
(Argentina) y secretario general del Consejo Episcopal Latinoamericano
(CELAM)

Queridos amigos,
Durante esta semana, en el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM)
vivimos sucesos muy hermosos y profundos a los ojos del pueblo de Dios
que camina en Latinoamérica y el Caribe y, ojalá así sea, a los ojos de
nuestro Dios mismo.
Cuando las comunidades nos planteamos horizontes y no metas; cuando
confiamos en los otros, y no segmentamos y descartamos según los
historiales de vida; cuando damos el paso transgeneracional y no solo el
pasito corto que calcula réditos muy muy playitos; cuando nos abrazamos
al corazón del Padre y no solo a la fuerza de nuestros cuerpos; cuando
todo esto sucede junto y en oración se pueden alcanzar los sueños.
Esta semana inauguramos la nueva casa del CELAM: una casa que da vida
a la Iglesia latinoamericana y caribeña, que cobija y comprende
multiculturalmente a cada uno de sus hijos, que espera nuestra
participación y compromiso porque nuestro tiempo es hoy. ¡Qué gran
alegría ser parte de esta porción de la historia! Muchos antes que
nosotros en esta gestión celamita pensaron, imaginaron, propusieron, se
jugaron. El Señor sabe recompensar las audacias apostólicas y el coraje
que empuja en la madrugada de las mociones de las almas comunitarias.
También participamos de la Asamblea Extraordinaria de CELAM en la que
“valoramos la experiencia inédita del proceso de Asamblea Eclesial que
nos conduce a un futuro sinodal y hemos reflexionado sobre el espíritu
que impulsa la reforma de la Curia Romana”. Nos reencontramos y
reconocimos con hermanos de las conferencias episcopales de nuestro
continente. Saludos emocionados, aprendizajes, tonadas y acentos
diversos en los diálogos, proyectos en común con alcances que solo el
bueno de Dios tiene reservado para cada uno de nosotros. Agradezco

mucho que el camino esté enriquecido y abonado por el testimonio de
tantos.
En nuestro “Mensaje al Pueblo de Dios que peregrina en América Latina
y el Caribe” nos inspiramos en un concepto que subrayó el Papa Francisco
y expresamos cuatro claves que nos servirán de orientación en el camino
por venir:
 VIVIMOS TIEMPOS NUEVOS QUE REQUIEREN DE RESPUESTAS
NUEVAS (Homilía del Papa Francisco, 29 de junio de 2021)
 ES TIEMPO DE SER UNA IGLESIA EN SALIDA “LIVIANA DE
EQUIPAJE”
 ES TIEMPO DE CAMINAR JUNTOS
 ES TIEMPO DE SER UNA IGLESIA MARTIRIAL Y PROFÉTICA SIENDO
LA VOZ DE LOS EXCLUIDOS.
 ES UN TIEMPO DE SER UNA IGLESIA QUE SIRVA A LA CULTURA DEL
ENCUENTRO
Te invito a que leas el documento completo, es corto y propositivo:
https://adn.celam.org/es-tiempo-un-mensaje-al-pueblo-de-dios-desde-
la-asamblea-extraordinaria-del-celam/
Y me quedo con una de las ideas que pudimos volcar aquí: “que en
tiempos de guerra nuestra región sea un espacio de paz”. Que también
nuestras vidas y trayectos en común con nuestros hermanos sean terrenos
de paz. Que lo que nos una sea el ansia plena y sincera de fraternidad y
respeto universal.