“Hagan la prueba y vean que bueno es el Señor”

“Hagan la prueba y vean que bueno es el Señor”

Con gran alegría y esperanza la Comunidad de la Capilla Nuestra Señora de la Merced, de calle Lemos e Independencia, en Pocito Norte, finalizó su trabajo misionero en los Barrios Huarpes, Teresa de Calcuta, Villa Elizondo y zonas aledañas.

La misión finalizó el pasado 2 de diciembre con la celebración de la Santa Misa en el SUM del Barrio Teresa del Calcuta, celebración presidida por Monseñor Jorge Lozano acompañado por el Padre Alfredo Ariza, Párroco de Nuestra Señora del Rosario de Andacollo de Villa Krause,  de quien depende el templo de la Virgen de la Merced, y por el Vicario Parroquial Padre Sergio Romera. Allí doscientas personas recibieron el Sacramento del Bautismo, se realizaron 70 Primeras Comuniones y 9 regularizaciones matrimoniales como resultado, por gracia de Dios, de más de dos meses de apostolado.

Bajo el lema: “hagan la prueba y vean que bueno es el Señor”, verso del Salmo 33, alrededor de veinte grupos concretaron su trabajo visitando más de 800 hogares, tarea realizada bajo la advocación de la Virgen de la Merced, Patrona del lugar y del Santo Cura Brochero, Vice Patrono.

Recordaron los responsables de esta hermosa misión, que en la Capilla se encuentra una reliquia de primer grado del Cura Brochero, que llegó a lugar procedente de Córdoba por un pedido especial de los vecinos. 

“Nuestros pilares de fortaleza fueron la oración y Adoración al Santísimo Sacramento. Durante más de dos meses no solo nos preocupamos por estas familias, sino que nos ocupamos compartiendo, haciéndonos amigos y descubriendo  a través de ellos como Dios nos amó primero”

Además, “unos días antes de finalizar la misión, fueron bendecidos  por el Padre Alfredo Ariza y el Padre Sergio, junto a cinco hermanas salesias y una hermana trinitaria llegada desde la Provincia de Mendoza, todos los hogares de la zona”, señalaron dirigentes responsables de la misión.